No más hemorroides. Remedios naturales.

tratamiento de hemorroides herbollario vidanatural
 Flotador_SOS

Las hemorroides surgen cuando se conjugan varios factores coadyuvantes de entre los siguientes: la predisposición genética, los factores educacionales y una dieta inconveniente en la que pueden añadirse déficit de fibra, pobre consumo de agua, sedentarismo, estreñimiento, embarazo y diarreas frecuentes. A estos riesgos habría que sumar la edad, ya que a medida que se cumplen años el riesgo a padecer la enfermedad aumenta.

Las hemorroides o almorranas son consecuencia de un problema de circulación sanguínea; son realmente varices. Los momentos o circunstancias cuando más desarrolladas se hallan son la noche o los momentos prolongados de estár sentado o de pie. Los síntomas más molestos son el dolor por la hinchazón, el escozor y el picor. Si se producen sangrados los riesgos aumentan, pues la zona puede infectarse, aumentando las molestias. No se debe descartar el riesgo a sufrir complicaciones por causa de colapsos circulatorios.

Es importante acertar en el diagnóstico, pues hay otras enfermedades como las fisuras, los pólipos, la enfermedad inflamatoria y el cáncer colorectal, que cuentan con síntomas muy parecidos. Por eso es muy recomendable dirigirse al médico especialista coloproctólogo. La injustificada mala prensa de esta enfermedad no debe influirnos para no acudir a quien puede resolver nuestro problema. Decir que aproximadamente el 40 % de la población mundial sufre este trastorno alguna vez en su vida, así que es algo muy muy común.

Antes que proceder a una intervención quirúrgica, para extirpar las hemorroides, conviene probar medidas conservadoras, como los baños de contraste de agua tibia y fría, las  cremas corticosteroides y la coagulación infrarroja.

embarazada cama almohada_hemorroides

Y siempre seguir estas normas:

  1. Usemos ropa interior de algodón o de otras fibras naturales
  2. Mantengamos una buena higiene anal. Extrememos las medidas higiénicas en caso de diarrea. Evitemos el uso de papel higiénico  con perfumes o coloreado. Evitar los papeles demasiado irritantes.
  3. Ayudemos a resolver el problema, para ello es necesario dirigirse directamente a su raíz y actuar en el campo de la alimentación y en el de la circulación sanguínea. Añadir mayor ingesta de fibra a través de verduras, frutas y pan integral y hacer algo de ejercicio, son sin duda buenas prácticas. Consumir salvado de trigo integral  mezclado con un suplemento lácteo vegetal es una buena opción.
  4. Tomemos infusiones de ruscus y castaño de indias. También nos vendrá bien la vid roja, que nos ayudará con nuestros problemas de circulación y las semillas de lino, que harán lo propio con su fibra y los mucílagos que contiene. Para facilitar su consumo las podemos mezclar con yogur o como parte de ensaladas. En los casos de crisis nos vendrá bien el aceite esencial de ciprés, aplicado unas gotas del mismo en la zona afectada Para tratar hemorroides internas viene bien el vinagre de manzana tomado varias veces al día.
  5. Bebamos como poco dos litros de agua al día.
  6. Evitemos los alimentos muy sazonadas, grasos o picantes.
  7. No obligar la evacuación, ni permanecer por largos periodos en el esfuerzo. Muchas veces el desencadenante de su aparición son los esfuerzos prolongados que hacen que se dilaten y constriñan las venas de la zona.
  8. Mantengamos un peso corporal óptimo.
  9. Evitemos las posturas continuadas durante mucho tiempo. Si hemos de estar de pie, caminemos.
  10. Evitemos la grasa animal y aminoremos el consumo de carne.
  11. Evitemos en los posible el azúcar y la sal. De necesitar endulzar algunos alimentos, mejor con estevia. Si hemos de usar sal, mejor si es sal del Himalaya, que sala sin que afecte a la hipertensión o a la retención de líquidos.
  12. Consumamos yogures con probióticos. También aumentemos el consumo de frutas y verduras, estas mejor cocidas al vapor y aderezadas con aceite de oliva virgen.
  13. Evitemos el café y el te. A cambio bebamos infusiones digestivas y depurativas a base de romero, tomillo, rooibos, anís y menta.
  14. Evitemos levantar grandes pesos y practicar sesiones demasiado intensas de deporte. Evitar el uso de la bicicleta y montar a caballo.
  15. Si se está embarazada es bueno variar de postura y recostarse sobre el lado izquierdo, para liberar los vasos sanguíneos que riegan la zona afectada. Y caminar, caminar, caminar…
  cesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *